INVERSIÓN RURAL Y OPORTUNIDADES

-Invertir recursos financieros para la población rural en precarias situaciones-, algunos se preguntarían ¿para qué? O ¿cuáles serían los fines de invertir en las localidades abandonadas?, ¿con qué propósito? ¿Será acaso que por fin se tomará en cuenta a esa gran parte de la población que a diario sufre los embates de la pobreza y el azote de las falsas promesas de los políticos? En un intento por descubrir algunas de esas variantes, se ha determinado que influye el comportamiento de los habitantes de dichos lugares; de tal manera que es innegable reconocer que casi todos ellos se encuentran en condiciones de sustento limitado, es decir, pueden sobrevivir con un estimado de dinero al día (estimando Un dólar o menos), siendo la ventaja de que sus terrenos cuentan con la capacidad de producir alimentos necesarios (básicos) mediante los cuales pueden alcanzar esta meta, contribuyendo a su sostenibilidad existencial, sus alimentos son naturales, sembrados y cosechados por ellos mismos, algunos de ellos buscan sacar provecho de esta situación vendiendo el producto en mercados y lugares aledaños a sus lugares de habitación obteniendo por tanto remuneraciones económicas producto de sus cosechas, es precisamente esta situación la que debiera presentarse en la mayoría de familias que se encuentran en esta situación; en contraparte con las que teniendo posibilidades de hacer actividades productivas (a modo de generar ingresos) no se pongan en práctica debido a la mala voluntad, desánimo, holgazanería y descuido de los mismos habitantes de las zonas previamente mencionadas. Es por estas razones que la inversión en el campo rural, donde no existe tanta productividad se deba llevar a cabo: se sabe que la agricultura es la actividad básica de toda nación y que mediante ella misma se pudieran concertar muchos de los objetivos que el país desarrolla en materia de planificación, se trata entonces de apoyar no con recursos económicos a las familias necesitadas de lugares que se encuentren en situaciones desfavorables, si no, que se instruya de manera sencilla empleando la didáctica a las personas que les competa saber qué hacer y cómo hacer para salir adelante, qué medidas tomar para realizar trabajos que ayuden a crecer económicamente a las ciudades remotas, descuidadas y hasta abandonadas, ese tipo de pueblos en los que existe una escuela con un maestro para los seis grados y que por deficiencias económicas no se le paga o los estudiantes no llegan porque deberán caminar kilómetros para presentarse a la clases, sabiendo que el que busca educación asistirá sin importar cuánto esfuerzo  deba poner en práctica para lograr la meta inicial, “la escuela” y con suerte algunos seguirán el colegio porque habrá que trasladarse a otro  lugar más lejano para cumplir el siguiente paso, así, se pueden presentar un sinnúmero de problemas, retos y desafíos que para obtener un logro; se necesitará la cooperación de los que están actualmente involucrados en esta situación, todo dependerá de cuanta disposición y capacidad sea puesta en práctica para cumplir con esos fines. No es solamente decir que con una ayuda económica bastará para remediar el hambre, la pobreza extrema y el poco grado de salud observado; que desde luego es un fenómeno inevitable y fácilmente visible con dramatismo por cada habitante del país, es decir, “la realidad inevitable del 70% de la población existente en Honduras” de ahí, que el 30% restante aproximadamente se sitúan en la clase media-alta y sólo un 4% están estratificados en el punto más alto de la pirámide de la movilidad social comúnmente conocidos como “los ricos y famosos”.

Para combatir todas estas situaciones será imprescindible el apoyo del gobierno como medida urgente para sacar del subdesarrollo al país, invirtiendo en terrenos incultos y dormidos, buscando la manera de sostener la agricultura en la mayor cantidad de lugares posibles: las cosechas deberían ser efectuadas por los habitantes de las zonas con más necesidad sin depender de un patrono en específico, pues son los campesinos quienes directa e indirectamente pagan los costos de la población a base de trabajo arduo y pesado no mirando remuneración justa para sus familias en vista de su esfuerzo, la Educogenia propone en el mejor de los casos, que a mayor grado de educación, mayores oportunidades dentro de la sociedad aunque con ciertas variables, pues no obtienen tanto beneficio los egresados universitarios, mucho menos los que solamente han terminado la carrera colegial. Es así que entre menos oportunidades existan, igual será el número de desempleados, migrantes, delincuentes, personas sin escolaridad, enfermos, una sociedad cayéndose a pedazos por causa de unos cuantos que no dejan salir adelante a esta nación, en fin, tantas cosas que pudieran hacerse pero con la aportación de la población teniendo un cambio de mentalidad, (algo realmente ostentoso y utópico) pero sabiendo que todo es posible cuando exista la voluntad de todos, es desde el interior de cada ser humano que debe germinar la semilla del entusiasmo por querer cambiar las cosas que no dan lugar a un crecimiento como nación, se necesitan personas con una mentalidad positiva, creando grupos, comunidades, masas y hasta organizaciones dedicadas al logro de estas metas, de esos objetivos que harían de Honduras el lugar ideal para habitar pudiendo felizmente salir del subdesarrollo y generar esas oportunidades que lamentablemente no se dan.

En Honduras está todo, es solamente de comenzar para lograr los resultados ansiados.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: